Botox y migraña, más que amigos - Eternal Beauty Clinic
3534
post-template-default,single,single-post,postid-3534,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Botox y migraña, más que amigos

Botox y migraña, más que amigos

La migraña es un perturbación neurológica común que ocurre en por lo menos un 15 a 20 por ciento de la sociedad española y hasta en un 50 por ciento de las mujeres, la tiene.

La migraña normal comienza con síntomas en la vista, tale luces de colores o destellos de luz en expansión a un lado de la visión con duración entre 10 a media hora, seguido por un fuerte e constante dolor de cabeza en un lado de la cara. Junto con el dolor de cabeza, puede haber mareo y sensibilidad a la luz.

1020-reading-between-the-lines-on-botox-570x408-1

En tiempos de crisis, la sanidad ha dado luz verde a la financiación de la toxina botulínica A (bótox) para curar la migraña, según anuncio un laboratorio. El conocido tratamiento estético gana así otro territorio: la solución de procesos de sobreestimulación nerviosa.

El botox gana puntos en el campo de la sanidad. Neurólogos han confirmado que tienen en sus manos un buen tratamiento para quienes sufren enormes migrañas. Aunque suena muy doloroso, las inyecciones de Bótox en el cuello y la cabeza  ayudan a todo esto.

migrana-18092014-640x280 (1)

A día de hoy la migraña no tiene curación. Por si fuera poco suele llevar en común otros problemas para engordar, problemas del sueño, ansiedad, y  mucha depresión…

La migraña crece por la secreción de unos péptidos en los neurotransmisores de nuestra cabeza. El  bótox en ese circuito reduce lentamente la aparición y el aumento de las migrañas. Con una aguja muy estrecha se pinchan determinadas unidades de bótox en varias partes de la frente, zona temporal, cuello y espalda  siguiendo el trayecto de los nervios y los llamados “puntos gatillo”.

En Eternal Beauty Clinic  creemos que en muchas ocasiones la ciencia avanza por meras casualidades. Así, se descubrió que el bótox cura la migraña a través de enfermos que, al ponérselo para disminuir las  arrugas en la frente o controlar blefaroespasmos, notaban que bajaban sus migrañas. El paciente debe saber que la toxina botulínica no cura, solo reduce la  el número de migrañas.  Está claro que el paciente, seguirá teniendo que tomar neurofren.

Eternal Beauty Clinic – Look beautiful, feel beautiful, be beautiful

Tags:
,