El Botox: solución a la excesiva sudoración y muchos más problemas - Eternal Beauty Clinic
3501
post-template-default,single,single-post,postid-3501,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

El Botox: solución a la excesiva sudoración y muchos más problemas

El Botox: solución a la excesiva sudoración y muchos más problemas

Hace varias semanas la Real Academia Española presentó la 23ª edición de su diccionario. Una de las palabras que más sorprendió por haber sido incluida fue “Botox”. Aunque resulte difícil conceptuar, los inicios del Botox fueron lentos. Es una palabra también conocida como toxina botulínica tipo A,  una proteína generada por la bacteria Clostridiun botulinum  que fue aprobada por primera vez en 1989 para el tratamiento de enfermedades del músculo del ojo como estrabismo y el parpadeo constante. Una curiosidad a contar, es que en un procedimiento de corrección de estrabismo, el médico inyectó en la piel lateral al ojo, una pequeño pinchazo de la toxina utilizada para relajar los músculos que al estar excesivamente contraídos causaban la desviación en el ojo de una paciente. En los controles de después de la operación la paciente le dijo a su médico que “la pata de gallo” de ese lado de su cara habían desaparecido casi por completo.

hialur_nico_relleno_de_arrugas

Eternal Beauty hace una mirada interior a este producto de la cosmética médica. El Botox  que es utilizado para relajar los músculos de la cara y así acabar con las  arrugas. Tiene una aplicación que devuelve al rostro un aspecto más descansado, relajado y rejuvenecido sin ningún bloqueo.

Analizando a fondo artículos de la prensa española, no damos cuenta que ahora el Botox no es sólo una solución en el campo de la estética, llega aún más lejos. El 70% de esta sustancia se utiliza en España en tratamientos contra la migraña, la parálisis facial, la incontinencia urinaria, el asma, la rigidez muscular tras un el ictus, mejora el estrabismo, eliminar la sudoración, ayuda a prevenir incontinencia urinaria, reduce la migraña y los tics. Incluso, también hemos llegado a escuchar que investigadores estadounidenses han demostrado que combate la tan temida depresión.

En Eternal Beauty Clínica no centramos principalmente en la utilización del Botox para acabar con la sudoración de las axilas, (la hiperhidrosis).

Las personas que padecen hiperhidrosis puede que se sientan incómodas en algunas tareas de su día a día: dar la mano,  manchas en la ropa.

Desde nuestras clínicas te decimos que las glándulas del sudor son muy superficiales, por eso el tratamiento es muy fácil y rápido, apenas dura unos cuantos minutos. El Botox bloquea la glándula sudorípara evitando que se emita sudor. Los pacientes notan los efectos rápidamente, desde la primera cita y tiene una duración de tratamiento sobre 6 meses. Carece prácticamente de efectos secundarios, puede aparecer algún hematoma que desaparece en unos cuantos días.

El Dr. Carlos San Martin nos lo explica más detalladamente:

“El tratamiento del exceso de sudor axilar es un proceso sencillo en cuanto a su aplicación, con aplicación de anestesia en pomada previa o hielo local para asegurar la mayor comodidad del paciente. Con una técnica de infiltración en 7 puntos, que reduce eficazmente la producción de sudor en una o dos semanas. Quien se realiza el tratamiento mejora su calidad de vida y su autoestima, ya que no va a tener que preocuparse de esa circunstancia tan incómoda que se puede producir en eventos sociales o laborales (reuniones, presentaciones importantes, etc.).”

El elixir de la eterna juventud, tiene muchas aplicaciones poco conocidas, que pueden ayudar a las personas más allá de la estética.

 

Eternal Beauty Clinic – Look beautiful, feel beautiful, be beautiful

Tags: