Mitos sobre el botox - Eternal Beauty Clinic
4905
post-template-default,single,single-post,postid-4905,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Mitos sobre el botox

botox

Mitos sobre el botox

Aunque lleva ya varios años en circulación, (concretamente desde el 2002 ) lo cierto es que aún hay cierto reparo e incluso algo de miedo en torno al tratamiento de la toxina botulínica, la mayoría de veces fruto de un profundo desconocimiento.

Por ello queremos arrojar luz sobre este procedimiento, en que consiste, que se puede esperar de él y otras cuestiones que circulan a su alrededor.

  • Sólo para estrellas: revistas y televisión ya se han encargado de ponernos al día sobre cuáles de nuestras estrellas favoritas han usado o siguen haciéndose este Tratamiento. Aunque muchos de ellos no la hayan admitido, los años pasan para todos y no debería haber ningún tabú para decir que se ha probado el tratamiento. Lo cierto es que según informes oficiales más de 3 millones de personas en todo el mundo se han realizado alguna vez un tratamiento de botox.
  • Sólo un antiarrugas: lo cierto es que la toxina butolítica empezó siendo un tratamiento terapéutico en los años 60 para tratar desordenes nerviosos, como el exceso de sudoración, el bizqueo u otros espasmos musculares. Hace un par de años la NHS (El Servicio Nacional de Salud Ameriano) también ha aprobado el uso del botox para tratar la migraña.
  • Es doloroso: Te sorprenderá saber que la mayoría de la gente califica la inyección de botox con un 3 sobre 10 en la escala del dolor. Lo que quiere decir que la inyección es igual de molesta que la picadura de un insecto.
  • Es un proceso complejo:  la aplicación del tratamiento no dura más de cinco minutos ya que las microinyecciones solo se realizan en puntos clave del músculo, y no es necesario utilizar ningún tipo de anestesia. Nada más terminar la sesión el paciente podrá realizar vida normal.

Después de exponer todas estas afirmaciones queda decir una última pero quizá la más importante: el botox, como todas las cosas, debe usarse con moderación y siempre confiar en las manos de profesionales de la Medicina Estética que nos aseguren la calidad del tratamiento.