Botox - Eternal Beauty Clinic
15426
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15426,page-child,parent-pageid-15146,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Botox

BOTOX

La toxina botulínica o botox es una proteína natural que, en el área médico-estético facial, se emplea mediante microinyecciones en puntos clave del músculo, debilitándolo y consiguiendo frenar los signos del envejecimiento.

Corrige tus arrugas de expresión

Si buscamos un tratamiento que corrija arrugas de expresión y devuelva a la paciente una mirada atractiva y relajada ese es “la toxina botulínica” a través de sus marcas para tratamiento estético: Azzalure, Bocouture y Bótox.

Tratamiento sencillo, no invasivo y seguro

Es un tratamiento cosmético mínimamente invasivo. Se considera un tratamiento seguro y eficaz para las líneas finas y arrugas alrededor de los ojos. También se puede utilizar en la frente y entrecejo.

El tratamiento más utilizado en el mundo

Es el tratamiento cosmético más realizado en el mundo, solamente en EE.UU. en el 2016 se realizaron 5 millones. Utilizamos datos de este país por ser fiable en los datos que facilita.

El tratamiento estético que cumple al 100% lo esperado

Su funcionamiento es muy simple, existen 43 músculos en la cara, algunos de los cuales, debido a un efecto de estrés, funcionan sin que nos demos cuenta, y arrugan y arrugan sin parar. El tratamiento consigue desconectarlos parcialmente bloqueando las señales que transmiten los nervios a estos “súper activos músculos”.

Si quieres rejuvenecer tu rostro y parar el tiempo, solicita información sobre nuestro tratamiento de Botox Madrid.

La toxina botulínica podría tener efectos antienvejecimiento de larga duración, sugiere el estudio del Dr. Bonaparte:

“El botox puede hacer que la piel sea más elástica y más resistente a las arrugas”.

El fármaco aumenta la elasticidad de la piel durante los tres o cuatro meses que permanece activo, según un estudio canadiense publicado en JAMA Facial Plastic Surgery por el dermatólogo Dr. James Bonaparte de la Universidad de Ottawa y el Dr. David Ellis de la Universidad de Toronto.

“La teoría inicial para el botox era que paralizabas el músculo, entonces ya no puedes hacer la arruga porque no puedes moverte. Esto sugiere que tal vez haya más cosas que simplemente eso; que en realidad estás remodelando la piel para eliminar la arruga “, dijo Bonaparte.

El Botox es un tratamiento que debe ser aplicado siempre por un profesional médico experimentado.

La cantidad de inyecciones que necesita un paciente dependerá de los rasgos faciales y de la extensión de sus arrugas. Las patas de gallo, por ejemplo, suelen exigir dos o tres inyecciones, los surcos por encima de la frente podrían necesitar un mínimo de cinco.

No se requiere anestesia o en todo caso anestesia tópica. No hay tiempo de inactividad ni de recuperación para las inyecciones de toxina botulínica (Botox ®)

Se pueden reanudar las actividades normales de inmediato. Se advierte de no frotar ni masajear las áreas tratadas después del tratamiento ya que puede provocar que la toxina botulínica (Botox ®) migre a otra área de su cara. Tampoco se debe realizar ejercicio físico en las horas posteriores al tratamiento.

La aplicación de la toxina botulínica o Botox ® parece un sencillo tratamiento al tratarse de unas cuantas inyecciones, pero no lo es, porque su resultado depende de la maestría de su aplicación y en el conocimiento de la morfología del paciente. Es ciencia aplicada por un profesional médico especializado.

Hay 43 músculos en su cara y es vital que la persona que realiza las inyecciones de toxina botulínica comprenda los puntos correctos para optimizar su tratamiento.

Se usa una aguja muy delgada para inyectar pequeñas cantidades de toxina botulínica (Botox ®) en músculos específicos. Al elegir cuidadosamente los músculos, el médico estético debilita solo aquellos que producen las arrugas, para preservar las expresiones faciales naturales del paciente.

En 1870, Hans Muller, médico alemán, acuñó el nombre de botulismo, de la palabra latina botulus. La toxina de Clostridium botulinum se aisló químicamente por primera vez, pero la receta no se utilizó hasta 1944, cuando Edward Schantz cultivó Clostridium botulinum y aisló la toxina nuevamente. A finales de la década de 1940, el científico Burgen inició investigaciones científicas y descubrió que la toxina botulínica podía bloquear la transmisión neuromuscular.

Varios científicos participaron en estudios extensos para aclarar el mecanismo de acción y las aplicaciones clínicas de la toxina. En la década de 1950, los investigadores descubrieron que inyectar en músculos hiperactivos cantidades diminutas de toxina botulínica tipo A disminuía la actividad muscular al bloquear la liberación de acetilcolina en la unión neuromuscular, lo que hace que el músculo no pueda contraerse durante un período de 4 a 6 meses.

Investigaciones posteriores demostraron que BoNT (toxina botulínica) pudo bloquear no solo la liberación de los mediadores de los movimientos musculares, sino también las hormonas del dolor y otras sustancias responsables de la sudoración excesiva, la grasa de la piel e incluso la depresión.

En diciembre de 1989, Botox ® fue finalmente aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos para el tratamiento de enfermedades como el estrabismo, el blefaroespasmo y el espasmo hemifacial en pacientes mayores de 12 años. Desde entonces, la toxina se ha utilizado ampliamente para tratar afecciones como “ojos cruzados” (estrabismo) y “parpadeo incontrolable” (blefaroespasmo). El uso de botox y el tratamiento con este agente se convirtieron casi en un procedimiento de rutina en las clínicas de oftalmología.

  • En tratamientos cosméticos

Panicker JN, Muthane UB En 2003 publican el estudio: Toxinas botulínicas: farmacología y su evidencia terapéutica actual para su uso. Neurol India 51: 455-460.

  • En tratamientos terapéuticos

Erbguth FJ En 2004 publica el estudio: Notas históricas sobre botulismo, Clostridium botulinum, toxina botulínica y la idea del uso terapéutico de la toxina. Mov Disord 19 Suppl 8: S2-6.

  • En tratamientos para eliminar el exceso de sudor

Eisenach JH, Atkinson JL, Fealey RD En 2005 publican: Hiperhidrosis: terapias en evolución para un fenómeno bien establecido. Mayo Clin Proc 80: 657-666.

  • En tratamientos de urología

Duthie J, Wilson D, Herbison G, Wilson D En 2007 publican:  Inyecciones de toxina botulínica para adultos con síndrome de vejiga hiperactiva. 3: CD005493.

Recomendaciones de la Agencia de protección de la Salud Pública en EE. UU.  En 2008 publica: ) notifica al público las reacciones adversas relacionadas con el uso de Botox.

El producto que empleamos está autorizado por el Mº de Sanidad Español y se aplica bajo el protocolo indicado por el fabricante y siguiendo los criterios de la legislación actual en esta materia.

El Botox ® se reconstituye en el momento de su aplicación. Se utilizan jeringas de calibre G-18 y G-21 para la toma del producto y una 30G ½ para su aplicación.

Hacemos una prospección previa para determinar que el paciente es apto para el tratamiento, con información sobre el mismo, sus resultados y efectos secundarios.

Nuestro equipo médico determina la dosis adecuada en cada zona a tratar que permita atenuar las arrugas de expresión consiguiendo un resultado natural.

¡PRUÉBALO! OBTÉN TU CUPÓN DE DESCUENTO

Envía este formulario, recibirás un cupón en tu correo a tu nombre, imprímelo, acércate a cualquiera de las Clínicas Eternal Beauty Clinics y disfrutarás de un descuento al contratar tu tratamiento de Belleza en tu primera cita.

Acepto los términos y condiciones. ℹ️ Política de Privacidad