Soy mujer, tengo 37 años y nunca me he puesto Botox - Eternal Beauty Clinic
18234
post-template-default,single,single-post,postid-18234,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Soy mujer, tengo 37 años y nunca me he puesto Botox

Soy mujer, tengo 37 años y nunca me he puesto Botox

Soy mujer, tengo 37 años y nunca me he puesto Botox

Tiempo de lectura 2 minutos


Veo mis primeras arrugas en la frente y alrededor de los ojos. Soy joven, busco una foto de tiempo atrás, encuentro una en la que tengo 30 años, ¡No puede ser! No es que me vea más joven, mi cara, veo mi cara diferente, como más relajada, mi mirada es diferente…

Soy mujer, tengo 37 años y nunca me he puesto Botox

Os cuento esto porque es el pasado, sigo siendo mujer claro, pero tengo 39 años, guardo la foto en la que me miré cuando tenía 37 porque para mi es una referencia que quiero tener siempre presente.

Yo he dado el paso de las mujeres que usamos Botox, me costó decidirme porque todo lo que yo creía que sabía sobre este tratamiento coincidía poco con lo real, busqué a amigas que tuvieran experiencia, que se hubieran puesto Botox, pero no me fue posible, hice un acto de valor y me planté en la clínica que me pareció la más adecuada por la información que me facilitó.

Quería volver a la mirada que tenía a los 30

Esto sucedió hace 18 meses. Seguía viéndome esa mirada entre cansada y enfadada que no me gustaba, quería volver a la mirada de los 30.

Una de las cosas que ayudó a decidirme fue que si no te gusta el resultado tu cara vuelve a donde estaba a los cuatro o cinco meses, ahora que veo sus resultados, me gustaría que mi cara quedase con el efecto Botox para siempre.

Mi primera vez ….. con Botox®

Como fue mi primera vez con Botox.

El médico que me hizo el tratamiento me dio una bolsa especial con hielo: “Vamos a probar con hielo” – si te va bien no ponemos anestesia tópica.

Me dijo que arrugara la frente, el entrecejo, los ojos, bueno todas las expresiones que hacemos a menudo, pero de una forma muy exagerada, al mismo tiempo me iba haciendo unos puntitos con un lápiz de cera blanca.

Luego me fue pinchando en cada uno de eso puntitos con una aguja muy finita, era como una mordedura de hormiga, incluso duele menos que quitarse el vello de la ceja con cera.

Cuando quise darme cuenta había acabado, ¡En diez minutos!, pensaba que no había terminado, pero si, el tratamiento había terminado. Me notaba unas pequeñas marcas como picaduras de mosquito que desaparecieron en unos treinta minutos.

Mi mirada había cambiado

Toda mi preocupación se había desvanecido, incluso estaba algo decepcionada en ver lo simple que había resultado, pero a las pocas horas tuve mi gran compensación, ¡Empezaba a notar sus efectos!, no lo podía creer. Al cabo de cinco días estaba alucinada, mi mirada había cambiado, me parecía a la foto de los 30, me sentía feliz.

Me llamaron de la clínica porque querían ver como había resultado, me hicieron un pequeño retoque, y bueno, soy de las afortunadas que se encuentra muy satisfecha con los resultados.

Desde entonces me he puesto dos veces más el Botox, como es el mismo médico, ve que mi evolución es normal, que mi piel está mas relajada, que incluso esa pequeñas arrugas hacen que mi piel parezca más natural que nunca, suave y luminosa.

Os cuento un secreto; he calculado lo que me gasto en copas y cenas en cinco meses, el Botox® me sale mas barato y lo disfruto en cada minuto de mi vida.

En este link tenéis toda la información sobre Botox