Cumpliendo propósitos: summer plan - Eternal Beauty Clinic
1983
post-template-default,single,single-post,postid-1983,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Cumpliendo propósitos: summer plan

Cumpliendo propósitos: summer plan

Entre las listas de propósitos de año nuevo somos cada día más los que incluimos el perder peso. Para muchos se trata de una cuestión puramente estética, y más de cara al verano para lucir un cuerpo perfecto en bikini o bañador. Y es que esta preocupación ya no es exclusivamente femenina, como podemos comprobar los hombres se cuidan cada vez más y se preocupan por su aspecto y su salud. Por ello tanto para hombres como para mujeres el inicio de un nuevo año es motivo más que suficiente para justificar un cambio en los hábitos, en la alimentación, en las costumbres. Suele decirse que nunca los gimnasios están tan llenos como después de año nuevo, en cumplimiento de la promesa de realizar algún tipo de actividad física. Lo importante siempre es la perseverancia, y en el cuidado de nuestro cuerpo aún lo es más.

 

Pero hay ocasiones en las que realizar ejercicio físico y una dieta sana y variada que, recordemos, ha de ser siempre controlada por un médico, no es suficiente. Existen zonas de nuestro cuerpo que son propensas a acumular grasas, unos depósitos que son realmente difíciles de eliminar ni aun combinando dieta y ejercicio. Para esos casos existen tratamientos estéticos que permiten librarnos de esa grasa acumulada en zonas en las que nos resulta tan molesta y tan antiestética, y sobre todo tan difícil de combatir.

 

Uno de los tratamientos que goza de mayor prestigio a nivel general es la mesoterapia corporal, debido a los buenos resultados que ofrece, a su disponibilidad en numerosas clínicas y a la naturaleza de los componentes utilizados. La mesoterapia corporal consiste en la inyección intradérmica de sustancias homeopáticas adaptadas a cada persona directamente en la zona que se pretende reducir, generalmente el abdomen, los glúteos, los muslos o las caderas. Estas sustancias combaten esos acúmulos grasos movilizándolos y disolviéndolos, a la vez que estimulan la circulación, la regeneración de los tejidos y la eliminación de toxinas y líquidos. Un tratamiento inocuo y efectivo al que en las últimas décadas se ha sumado un gran número de adeptos tanto de sexo femenino como masculino.