Salud y belleza para disfrutar con amigos - Eternal Beauty Clinic
4918
post-template-default,single,single-post,postid-4918,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Salud y belleza para disfrutar con amigos

belleza para disfrutar con amigos

Salud y belleza para disfrutar con amigos

Hay que aprovechar ahora en verano que se dispone de más tiempo y más ganas para probar nuevas actividades. Las largas horas de luz invitan a ello. Toca frenar y rebajar nuestro ritmo de vida (¡con este calor no nos vaya a dar un desmayo!)

Encontrar tiempo para nosotros y para hacer las cosas que más nos gustan es muy importante. ¿Por que no regalarse una sesión de masajes o ir un día de compras? Pasar unas horas en el gimnasio o en la piscina también pueden ser óptimos métodos para consumir energía y desfogarse. Al  entrenamiento podría seguir un momento de relax en un centro de bienestar.

Sin embargo, lo mejor de realizar una actividad que nos gusta es poder compartirla con alguien, lo que la hará mucho más grata. Disfrutar con amigos, nuestra pareja o con la familia no solo mejora notablemente nuestro ánimo, si no está demostrado que la felicidad es uno de los tratamientos de belleza más poderosos.

Sonreír es una acción que dispensa endorfinas. Se trata de neurotransmisores que bajan el nivel de cortisol de nuestro cuerpo, conocida como hormona del estrés. También funcionan como analgésico natural. Además, una buena carcajada oxígeno todo nuestro cuerpo, al recoger el doble de aire en nuestros pulmones y es una forma de ejercicio involuntario que hace moverse alrededor de 200 músculos.

Por todo ello, queremos que te rías y sonrías mucho y por eso ofrecemos un estupendo plan de belleza para disfrutar con amigos. Este verano si pruebas uno de nuestros Tratamientos de Médicina Estética Facial disfrutareis de un estupendo descuento.

Un día (o solo unas horas) de relax y fuera de la cotidianidad, puede bastar para devolver a nuestro rostro y a nuestro cuerpo el vigor y la energía que nos hacían falta.

Ya sabes lo que dicen: dicha compartida vale por dos.