Europa engorda - Eternal Beauty Clinic
4782
post-template-default,single,single-post,postid-4782,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Europa engorda

dieta

Europa engorda

Hasta hace poco, el continente con más personas obesas era Estados Unidos, y Europa, el ejemplo de buen comer y de dieta equilibrada. Pero según informa la SEME (Sociedad Española de Medicina Estética), en función del último informe presentado en el Congreso Europeo de Obesidad celebrado en Praga, a nuestro continente le han entrado celos y quiere ser el número 1 en el ranking: por culpa de la crisis y el marketing (esos reclamos publicitarios cargados de cosas ricas, en realidad “paquetes bomba”), la mayoría de europeos hemos subido de talla. Es decir, Europa engorda. ¿Los peores? Los irlandeses, de los cuales el 89% tendrá sobrepeso en 15 años, y la mitad obesidad. De cerca le siguen los británicos, que para 2030, el 74% pesará de más. En cuanto a España, a esas alturas el 21% de la población será obesa: el 58% de las mujeres y el 80% de los hombres tendrá unos kilos de más. Y esto irá a peor, según los expertos, que auguran una clara epidemia de obesidad a este lado del charco.

Tanto presumir de dieta mediterránea, y resulta que cada vez ingerimos más azúcares, bollos y comida procesada. ¡Craso error! Como explica la Doctora Electa Navarrete, de Eternal Beauty Clinic, “es imprescindible el equilibrio entre verduras, frutas, proteínas y carbohidratos, y vigilar la clásica cervecita que nos tomamos con los amigos y a la que no damos importancia: si abusamos de ella, cogeremos peso y retendremos líquidos”. Además, es importante personalizar la dieta, porque cada persona es única: en la clínica se realiza a cada paciente un minucioso estudio médico antropométrico y nutricional para poder ajustar el plan según las preferencias y características personales: así cuesta menos controlarse y los resultados son más efectivos.

Otra ventaja son sus test genéticos: si conocemos nuestras debilidades metabólicas, aunque no podamos de momento modificar las características personales y de herencia genética, sí sabremos qué nos engorda y qué dieta y ejercicios aplicar.  ¡Démosle la vuelta a la tortilla (sin grasa, por supuesto) y volvamos a hacer bandera de nuestra dieta mediterránea! Nuestra salud y nuestro peso lo agradecerán.