Tipos de hilos tensores

hilos tensores

Tipos de hilos tensores

Los hilos tensores son uno de los tratamientos que pone a nuestra disposición la medicina estética para corregir las estructuras cuando la piel ha perdido tersura y tensión. El rejuvenecimiento facial es el objetivo de este procedimiento. Sus resultados son similares a los que se obtienen con un lifting, pero, a diferencia de este, no requiere de cirugía. Además, se adapta totalmente a cada paciente. Existen varios tipos de hilos tensores y puede resultar algo confuso conocer el uso de cada uno y saber cuál es mejor para cada problemática. En esta ocasión, vamos a ver detalladamente los diversos tipos disponibles para salir de dudas.

¿Qué son los hilos tensores?

Esta técnica no quirúrgica logra devolver la firmeza al rostro y recupera la tersura, además de redefinir y mejorar el óvalo facial, recolocando los tejidos afectados por la flacidez de la piel. Los hilos tensores consiguen generar la tensión necesaria para volver a situar la piel que ha perdido tonicidad a su ubicación original. Por si esto fuera poco, también estimulan la producción de colágeno y elastina, algo que se va perdiendo con el paso de los años. Así que actúan también en el interior mejorando la apariencia del cutis generando un efecto lifting.

Los hilos tienen como fin crear una malla bajo la piel para que recupere la estructura perdida con el tiempo. De esta forma sirven de soporte para mantenerla en su lugar. El material del que están hechos suele ser reabsorbible, por lo que no producen alergias y es poco usual que provoquen efectos adversos. Los hilos tensores se insertan en la piel con una aguja muy fina y se colocan de la manera adecuada según la zona y el problema a tratar. Es un proceso muy poco invasivo e indoloro, y suele durar entre los 20 y 30 minutos, de ahí que sea una gran alternativa a otros procedimientos quirúrgicos para la eliminación de arrugas.

Tipos de hilos tensores para tratar la flacidez, las líneas de expresión o el descolgamiento de la piel

Cada área y cada problemática facial debe trabajarse de manera personalizada para obtener los mejores resultados, de ahí que existan varios tipos de hilos tensores según su forma y el material del que están hechos. Vamos a verlos todos.

  • Los hilos tensores monofilamento son los que llevan más tiempo en uso y están compuestos de una sola hebra. Son los más finos y suelen emplearse para devolver la tersura a áreas como la papada y para redefinir el óvalo facial de la mandíbula. Suelen estar fabricados de polidioxanona (PDO), un material usado en las suturas de cirugías cardíacas y que es reabsorbible y biocompatible. También se los conoce como hilos mágicos.
  • Los hilos tensores multifilamento (o tornados) están compuestos por más de una hebra, lo que los hace más gruesos. ¿Para qué se usan? Suelen destinarse a zonas en las que es necesario crear volumen, ya que genera un relleno muy natural.
  • Los hilos tensores espiculados o dentados son los que logran una mayor tensión y firmeza. Por eso se utilizan en zonas que presentan mayor flacidez, porque producen una mayor tracción y agarre en la piel gracias a las espículas. Es habitual ubicarlos en las mejillas, pómulos, la papada, la mandíbula y el cuello.

Además de polidioxanona, los hilos pueden estar fabricados con ácido poliáctico, un material que consigue que la piel produzca más colágeno, por lo que el efecto lifting es aún mayor. Y no solo se emplean en el rostro; es posible utilizarlos en otras partes del cuerpo como los brazos.

La acción tensora de los hilos es inmediata ya que, una vez colocados, la producción de colágeno y elastina se inicia alrededor de las hebras insertadas. La piel se verá más suave y luminosa, y también más tersa y firme. A los tres meses se observan los resultados completos y, aunque los hilos son reabsorbidos por el cuerpo en los siguientes 6 u 8 meses, sus efectos continúan durante un año o año y medio.

Si te interesan los tratamientos de rejuvenecimiento facial, es imprescindible que acudas a especialistas cualificados. En Eternal Beauty Clinic encontrarás a un equipo profesional que te atenderá de manera personalizada y te asesorará para elegir el procedimiento que sea más conveniente para el bienestar de tu piel.



× Hola ¿Cómo puedo ayudarte?