Por qué las manchas faciales envejecen nuestra cara

manchas en la cara

Por qué las manchas faciales envejecen nuestra cara

¿Qué caracteriza una piel envejecida? Los primeros signos son las arrugas y las marcas de expresión, la falta de luminosidad, la ausencia de uniformidad en el tono y las temidas manchas en la cara. Los factores que intervienen en su aparición son muy diversos, al igual que hay diferentes tipos, como los lunares o los lentigos. Sin embargo, en muchas ocasiones podemos poner en marcha ciertos cuidados para evitar que salgan. Pero ¿y si ya tenemos algunas? No te preocupes, existen tratamientos diversos con los que podemos deshacernos de ellas. ¡Sigue leyendo para descubrirlos!

Causas manchas en la cara: la radiación ultravioleta del sol

Esto es algo clave para evitar que nuestro rostro y piel envejezcan prematuramente: el sol es el principal causante del deterioro de la piel. Este órgano tiene memoria, por lo que es importante usar crema solar a diario desde edades tempranas, y más aún si vamos a estar al aire libre durante un tiempo prolongado. Así que el primer paso que debes dar, tengas manchas en la cara ya o no, es incorporar a tu rutina facial un buen protector solar y usarlo diariamente, no solo en verano.

Las manchas en la cara se originan debido al aumento de producción de melanina y hay diferentes factores que lo ocasionan. El primero de ellos, como hemos dicho, es el sol. Otro que no hay que dejar de lado, y que conecta con el primero, son los medicamentos fotosensibilizantes. Determinados fármacos reaccionan con las radiaciones ultravioletas provocando efectos adversos sobre nuestra piel. ¿Qué podemos hacer? Lo principal es comprobar si alguno de los que usas pertenece a esta categoría. Puedes leer el prospecto del propio medicamento o consultar a tu médico o farmacéutico. Si compruebas que alguno de ellos es fotosensibilizante, evita que te dé el sol y no olvides la protección solar.

Las hormonas, tanto los estrógenos como la progesterona, también pueden provocar la sobreproducción de melanina. Así, pueden aparecer manchas durante el embarazo o cuando se está bajo tratamientos hormonales, aunque habitualmente suelen desaparecer por sí solas.

A partir de los 30 años, aproximadamente, es cuando la piel comienza a envejecer. Progresivamente, y con el paso de los años, la dermis se vuelve más fina, va perdiendo la capacidad de producir colágeno y con ello, van apareciendo las primeras arrugas y se pierde tersura. Con todo ello, además, la piel comienza a manifestar hiperpigmentación. Aunque recuerda, de nuevo, que todos estos factores pueden verse agravados y acelerados por una exposición solar excesiva y por no usar una protección adecuada.

Tratamientos manchas faciales: el láser o el peeling para pieles con tonos poco uniformes

Ya sabemos qué factores intervienen en la aparición de manchas en la cara y conocemos qué cosas podemos hacer para impedir que invadan nuestra piel. Ahora bien ¿y si ya las tenemos? ¿tienen solución? La respuesta es sí. De hecho, además de las cremas cosméticas que podemos usar en casa, existen otros procedimientos efectivos y seguros que garantizan que podamos conseguir un tono más uniforme en nuestra piel.

Uno de los tratamientos disponibles es el peeling químico. Se trata de una técnica exfoliante que usa una solución ácida para eliminar las capas más superficiales de la piel y propiciar que aparezca una nueva con menos imperfecciones. Aunque es un procedimiento eficaz, no es el más recomendado para las pieles más sensibles porque puede irritarlas. Sin embargo, existen otras alternativas como el láser. Este instrumento es capaz de actuar en las capas más profundas de la piel sin dañar la más superficial. La ventaja de esta técnica es que logra destruir la melanina sin provocar efectos sobre la piel. Habitualmente es necesaria más de una sesión, de unos 10 minutos aproximadamente, para eliminar una lesión.

Por último, otra opción que ofrece la medicina estética es el dermapen o DermaRoller. Este procedimiento se basa en un instrumento con forma de rodillo en el que hay dispuestas microagujas. Con él se consiguen crear microlesiones controladas sobre la piel para provocar una regeneración natural que renueva las capas superficiales. ¿Qué se logra? Pues además de aclarar las manchas, elimina las cicatrices provocadas por el acné, disminuye los poros dilatados y mejora las arrugas y estrías.

De todas formas, lo más importante, y lo que garantiza obtener buenos resultados, es acudir a un profesional para que valore el tipo de manchas en la cara. Así podrá recomendarte el mejor tratamiento para decirles adiós definitivamente. El equipo de Eternal Beauty está a tu disposición para ayudarte a cuidar tu piel.



× Hola ¿Cómo puedo ayudarte?