Protegerte del sol ¿Lo estás haciendo bien? (II) - Eternal Beauty Clinic
4962
post-template-default,single,single-post,postid-4962,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Protegerte del sol ¿Lo estás haciendo bien? (II)

protegerte del sol

Protegerte del sol ¿Lo estás haciendo bien? (II)

Seguimos con nuestro repaso para conseguir mantener la salud de nuestra piel mientras disfrutas de los rayos de sol. Es el turno de conocer los mejores productos y los usos que le debemos dar para conseguir su máximo rendimiento.

Protectores solares

Los protectores solares prometen ser un seguro a prueba para protegerte del sol evitando quemaduras en nuestro día en la piscina o en la playa. Pero su aplicación es inútil si la formula en cuestión ha dejado de funcionar. Hay muchos elementos que pueden inhibir el poder de la loción, crema o spray solar pero afortunadamente son fáciles de identificar y por tanto prevenir. Os las contamos a continuación

  • Todo empieza por el cuándo. Algo ampliamente ignorado es la fecha de caducidad del producto o incluso el tiempo que lleva abierto. Las pruebas de eficacia están contrastadas hasta un máximo de tres años, después de eso aplicarnos el producto es igual que si nos echásemos agua.
  • Incluso aunque este dentro del periodo de eficacia, si no nos hemos preocupado por donde guardábamos la crema, la vamos a perder igual. Si la hemos dejado en algún sitio expuesto al sol, el calor hará que la loción absorba rayos UV y debilite su potencia a la hora de aplicarla sobre nuestro cuerpo; además de comprometer la fórmula la estabilidad de la forma y los principios activos. Una clara señal de cuando se ha producido esta reacción es si al echarnos la crema está más líquida de lo habitual.
  • Por último pero no menos importante, el cuánto. Lo normal (aunque parezca increíble) es que si seguimos las recomendaciones de la frecuencia de uso (60 ml cada dos horas) el producto se haya agotado para el final del día. Porque aunque el SPF sea muy alto el sudor, arena, nadar y secarnos con la toalla puede llevar a una exposición no deseada, haciendo necesario volvernos a aplicar el producto.

Bronceadores

Hay zonas que se resisten a coger color, como las piernas, debido a la concentración de melancocitos que bloquean los rayos solares. Pero la alternativa no es aumentar el tiempo de exposición o utilizar una protección más baja, sino ayudarnos de los bronceadores.

After sun

Un producto que normalmente solo nos acordamos de usar cuando nos hemos quemado y en realidad deberíamos hacerlo después de cada exposición al sol. Es la mejor manera de conservar la hidratación y fijar nuestro bronceado previniendo que la piel se empiece a secar

Si cumplimos estas reglas de oro utilizando el producto adecuado podemos obtener un bronceado casi a la carta, personalizado y exclusivo, sea cual sea nuestro tipo de piel. Con este propósito llega la gama Immun Sun, de la prestigiosa marca Klapp ganadora al primer premio en los Beauty Awards de Alemania. Una selección de cremas, sprays, reparadores y autobronceadores con principios activos como el Homosalate, la Ectoína, Vitamina E o el Aloe Vera dedicados al cuidado y protección de nuestra piel.protegerte del sol