Protegerte del sol ¿Lo estás haciendo bien? - Eternal Beauty Clinic
4955
post-template-default,single,single-post,postid-4955,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Protegerte del sol ¿Lo estás haciendo bien?

protegerte del sol

Protegerte del sol ¿Lo estás haciendo bien?

El moreno favorece: contrasta nuestros ojos y labios, queda estupendo con un vestido blanco y la vitamina D que hemos absorbido nos sube la autoestima y el “guapo”. Pero no todo vale para conseguirlo. Porque nos arriesgamos a arruinar la juventud y la salud de nuestra piel con manchas, sequedad extrema, alergias o en una última instancia, un melanoma.

Si quieres lograr la unión perfecta entre bronceado y piel impecable tienes que convertirte en experto sobre como protegerte del sol. Empezamos con la primera lección:

1.Enemigos

Dos son bien conocidos, pero hay un tercero que se está empezando a relacionar también con el aumento de la producción de radicales libres y por tanto causante del fotoenvejecimiento

  • Rayos UVB: aunque la capa de ozono absorbe la mayoría de ellos, los que penetran son los responsables del bronceado a largo plazo. Sin embargo, una exposición sin protección provoca quemaduras y el desarrollo del cáncer de piel
  • Radiación UVA: es la menos nociva pero la que mayor cantidad llega a la Tierra. Produce un bronceado inmediato, pero también acelera el daño oxidativo solar. Como protegerte: asegúrate que en las etiqueta de tu protector solar se verifica que es de amplio espectro, es decir que filtra tanto rayos UVB como rayos UVA
  • La luz visible: representa el 40% del espectro solar y se ha demostrado que es capaz de penetrar en la dermis y repercute en el riesgo de padecer cáncer. Como protegerte: no tomando el sol en las horas más dañinas (entre las 12p.m y la 4p.m) y cubriéndonos la cabeza con sombreros.

2.Prácticas

Un error que cometemos es desatender partes de nuestro cuerpo que pensamos que no tienen tanto riesgo de exposición como detrás de las orejas o debajo de la barbilla y en el cuello. Peor aun (y que levante la mano quien no lo ha hecho) es estar cubierta o debajo de la sombrilla en la parte superior y dejar las piernas y pies al sol. Seguro que si al dia siguiente hemos tenido quemaduras en las plantas lo lamentaremos.

Sin embargo lo más grave es saber que son precisamente las piernas donde más casos de la primera aparición del cáncer de piel se dan en las mujeres. En los hombres es la espalda al tener mayor superficie expuesta y en la nuca que normalmente las mujeres tienen protegida por el cabello.

Hasta aquí la primera parte, continueramos sobre que productos y usos son los mejores para favorecer el bronceado y el cuidado de nuestra piel.