Tres sencillos hábitos que podéis incorporar a vuestra alimentación para que sea más saludable - Eternal Beauty Clinic
5226
post-template-default,single,single-post,postid-5226,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Tres sencillos hábitos que podéis incorporar a vuestra alimentación para que sea más saludable

alimentación para que sea más saludable

Tres sencillos hábitos que podéis incorporar a vuestra alimentación para que sea más saludable

Queremos cambiar el concepto de menos es más. En el caso de Nutrición ha quedado demostrado que no es cierto en la mayoría de los casos. Porque el mayor problema al que se enfrenta la gente al empezar una dieta son las restricciones. Un “no comas esto o no comas lo otro” requieren una férrea fuerza de voluntad que es difícil de mantener de manera consistente. Es por eso que han surgido múltiples alternativas al nada saludable pasar hambre. En su lugar vamos a hablar del concepto de añadir cosas en vez de quitarlas. Es más sostenible, y a medida que vayas practicando más hábitos saludables, menos querrás las cosas que te hacían sentir mal y terminarás de retirarlas de tu día a día de manera voluntaria en lugar de forzada.

Os contamos tres sencillos hábitos que podéis incorporar a vuestra alimentación para que sea más saludable

  • No digas no al pan, pero toma más verduras y frutas: Una de las primeras cosas a las que se pide renunciar es a estos hidratos extras que solemos comer así sin darnos cuenta para acompañar cada comida. Si bien es cierto que hay que controlar las cantidades, no hace falta que renuncies a mojar en una buena salsa si, por ejemplo, cambias la tostada de media mañana por una pieza de fruta o un smoothie. Además si en comidas y cenas añades siempre una guarnición de verdura te saciarás antes de seguir cogiendo más pan.
  • No digas no al cafe, pero toma más agua: Seamos realistas, la gran mayoría de los trabajadores no pueden empezar la jornada sin una buena taza de café (y muchas veces necesitamos alguna más para llegar hasta al final). El problema con el café es que estimula el cortisol y  la reacción del cuerpo al aumentar esta hormona es lanzar azúcar en la sangre. Si la glucosa se mantiene alta y no se redistribuye, se termina acumulando en el tejido adiposo. Por eso, conviene hidratarse también con mucha agua especialmente si la hemos mezclado con alguna fruta detox como la lima.
  • No digas no al azúcar, pero toma más endulzantes naturales: una de las cosas de las que más cuesta “desengancharse”. Afortunadamente ahora existen múltiples alternativas que se pueden encontrar fácilmente desde la más conocida stevia al jarabe de arce o azúcar de coco.